Haciendo Felicidad

19 ago. 2010

El dolor

Quién no ha sentido alguna vez dolor? Y no hablamos de dolor físico, si no de dolor interno. Ese que se siente cuando a nuestras vida nos llega una situación que nos hiere profundamente sin saber ni poder hacer nada por evitarlo porque nos llega sin previo aviso. Es algo que creíamos que jamás nos pasaría a nosotros.
Es un dolor agudo el que sentimos, que duele y se clava en lo más profundo de nosotros mismos. En el corazón, en el alma. Sientes como lentamente va recorriendo todo tu ser, y se va apoderando hasta hacerse dueño de el. Te desgarra por dentro, hasta dejarte sin fuerzas, agotado, casi sin aire para respirar. Lo más trágico y triste es que ese dolor a veces duele tanto que llega a matar de verdad.
Como superar ese dolor? Esa es la pregunta que muchos de los que lo sufrimos nos hacemos cada día de dolor que pasa sin que seamos capaces de ver más allá de él. No vemos ninguna salida, no vemos luz, solo oscuridad.
Cuentan que los grandes maestros de la sabiduría, conocen el secreto de como hacer posible que ese dolor se vaya mitigando.
Dicen que no es nuestro, que no nos pertenece. Que no desaparece enfrentándose a el, ni tampoco intentando dejar de sentirlo, así, lo único que conseguiremos es empeorarlo todo y hacer que vuelva a nosotros con más fuerza todavía.
El secreto de los sabios cuenta que para conseguir librarnos de el, debemos aceptar ese dolor y ser conscientes de que existe sin luchar contra él. Poco a poco se cansará de nosotros  e irá perdiendo fuerza hasta desaparecer por completo de nuestro interior. Así, habremos muerto, vuelto a nacer  y estaremos empezando a crecer de nuevo para poder ir Haciendo Felicidad otra vez en este fascinante camino de la vida. De nuestra vida